El algoritmo sobre Tinder o la segregacion por la delicadeza